PIE DIABÉTICO.- ¿Qué es y como se trata?

Publicado por: NG DISTRIBUCIONES En: Noticias y productos En: Comentario: 0 Hit: 100

Hablamos del pie diabético. ¿Qué es?, ¿Como se trata? y ¿Qué precauciones debemos de seguir ante esta patología?

PIE DIABÉTICO.- ¿Qué es y cómo se trata? 

Con la diabetes, los niveles de azúcar en la sangre son demasiado altos. Esto puede hacer que con el tiempo se dañen nuestros nervios o vasos sanguíneos. Dicho daño en los nervios, puede hacer que se pierda la sensación en los pies. Posiblemente dejemos de sentir cosas como una cortadura, una ampolla o una herida o llaga.

Estas lesiones asociadas a nuestros pies, pueden causar úlceras e infecciones. Su daño en los vasos sanguíneos también puede significar que los pies no reciben suficiente sangre y oxígeno. Es mucho más difícil que el pie pueda curarse si tiene una llaga o una infección. 

En la actualidad, por desgracia, existe una alta incidencia de personas diabéticas, lo cual convierte al pie diabético en una patología muy común y de frecuencia en consultas de podología. Sin duda es necesario un abordaje multidisciplinar que incluya la participación del podólogo, para tratar a tiempo esta enfermedad y así evitar las posibles complicaciones. 

Es realmente importante, concienciar a la población diabética de que deber revisar y cuidar sus pies a diario, siendo la prevención podológica la principal arma para evitar amputaciones. 

Como comentamos en los párrafos anteriores, será el podólogo el profesional de la salud que debe tratar esta enfermedad, ya que ofrece todo un arsenal terapéutico para proteger la integridad del pie. Desde el punto de vista de la podología, trataremos el pie diabético realizando un corte adecuado de uñas, evitando o tratando uñas clavadas, eliminando durezas que puedan aparecer y realizando de este forma una labor preventiva para las posibles complicaciones que se pueden dar en este tipo de pacientes.

En nuestra empresa NG Distribuciones, disponemos de todos los instrumentos necesarios para la utilización en podología los cuales puedes consultar en nuestra tienda online. 

¿COMO PUEDE AYUDAR TU PODOLOGO A EVITAR LAS LESIONES EN EL PIE DIABÉTICO? 

La complicación más grave del pie diabético es la ulceración. Para prevenir este tipo de lesiones es necesario que seamos realmente cuidadosos y se lleven a cabo las siguientes indicaciones: 

  1. 1- Es muy importante observar diariamente los pies, inspeccionar el estado de nuestra piel, las uñas, observar si existen pequeñas rozaduras, enrojecimientos, etc..
  2. 2- Mantener una buena higiene de los pies, lavándolos diariamente y secándolos posteriormente de manera  minuciosa, sobre todo los espacios interdigitales, es decir entre los dedos.
  3. 3- Se debe también mantener los pies hidratados, sin humedad ni callosidades.
  4. 4- Aunque parezca un tópico, el fumar también perjudicar la salud de nuestros pies, ya que el tabaco cierra las arterias impidiendo una buena oxigenación del pie, por lo que se debe dejar de fumar.
  5. 5- Otro hábito que es perjudicial es caminar descalzos. En caso de que estrenemos zapatos, conviene hacer una adaptación lenta a los mismos, sin usarlos durante todo el día.
  6. 6- Hablando de calzado, es recomendable usar zapatos de piel o deportivos amplios, pero a la vez sujetos con cordones de velero. Revisar diariamente el interior del calzado es necesario, para así evitar cualquier objeto que nos pueda causar una rozadura.
  7. 7- Los calcetines deben ser de fibras naturales (algodón, hilo o lana) y de colores preferiblemente claros, para poder detectar rápidamente la aparición de heridas.
  8. 8- En cuanto al cuidado de las uñas, se deben usar limas, en ningún momento usar tijeras de punta afilada o cortaúñas.
  9. 9- Por último y comentábamos anteriormente, es recomendable acudir regularmente al podólogo. 

El podólogo identifica, diagnostica y trata las lesiones típicas del pie diabético y las corrige utilizando diversas disciplinas terapéuticas (quiropodología, ortopodología, cirugía, etc..). Dicho especialista, actuará bien a nivel preventivo como terapéutico. 

En caso de ser necesario se recomienda el uso de órtesis de silicona o plantillas para dar soporte o equilibrar las zonas de hiperpresión. 

En el momento en que el paciente detecte cualquier cambio, como puede ser el aumento o disminución de temperatura, cambios de coloración en la piel, etc.., lo más recomendable será acudir al podólogo.

Comentarios

Deje su comentario