GRIPE Y CATARRO – Medidas para evitar el contagio

Publicado por: NG DISTRIBUCIONES En: Noticias y productos En: Comentario: 0 Hit: 202

Llega el invierno y con él enfermedades víricas como el catarro y la gripe. En este post os hablamos de sus diferencias y como prevenirlas.

Con el frío, las lluvias y las primeras nevadas, en nuestro organismo aparecen los primeros catarros y las gripes. Junto con estas enfermedades los servicios sanitarios comienzan sus campañas de vacunación y nos indican medidas para evitar su contagio.

Catarro y gripe son inflamaciones agudas bacterianas o víricas de nuestras vías respiratorias superiores, acompañadas en ocasiones de bronquitis agudas.

Los síntomas más comunes son cefaleas o dolores de cabeza, congestión nasal, dolor de garganta, fiebre y tos seca. En lo que a la gripe se refiere hay una mayor afectación del estado general con dolor de cabeza y osteomuscular.

PRINCIPALES DIFERENCIAS ENTRE CATARRO Y GRIPE.-

  • INICIO: En la gripe es paulatino, en el catarro es súbito.
  • FIEBRE: Con gripe nuestra fiebre suele ser alta o muy alta, en el catarro no es necesario tener fiebre, sólo ocasionalmente.
  • DOLORES MUSCULARES: Si padecemos gripe, suelen ser muy molestos, padeciendo también de dolores en nuestras articulaciones, con el catarro no.
  • DOLOR DE ESPALDA: Habitual con gripe, con catarro no.
  • DOLOR DE OJOS Y OIDOS: Suele ser frecuente en ambos casos.
  • DOLOR DE GARGANTA: igual que el dolor de ojos y oídos.
  • SECRECIÑÓN NASAL: en la gripe se da a veces, mientras que con catarro, si se suele dar, al principio más acuosa, luego más espesa.

Para prevenir el contagio tanto en casa como en el trabajo se puede tener en cuenta una seria de medidas que se pueden llevar a cabo utilizando algunos productos sanitarios:

1- Una medida básica es lavarse las manos y utilizar jabones sin aclarado tipo al Sterillium que habitualmente vemos en centros de salud y hospitales en los pasillos y/o habitaciones que nos desinfectan las manos. Su uso es muy recomendable también en centros de trabajo, guarderías o incluso en hogares en los que conviven varios familiares.

2- Utilización de mascarillas que nos tapen la boca y la nariz y guantes desechables para evitar el contagio si estamos en contacto con algún enfermo.

3- Utilizar productos desinfectantes para superficies y utensilios, lavar los utensilios utilizados por un enfermo y procurar no compartirlos con otras personas.

4- Ventilar la sala, habitación, etc. sobre todo si hay algún enfermo.

5- Utilizar pañuelos desechables.

Existen también otras medidas preventivas basadas en la alimentación, como aumentar el consumo de vitaminas C y A, ingerir verduras, frutos secos e intentar reducir el consumo de sal, azúcares o lácteos.

Igualmente es recomendable vacunarse, en personas con un sistema inmunitario más débil, como mujeres embarazadas, niños de entre 6 meses y 5 años de edad, personas con enfermedades crónicas, personal sanitario y mayores de 50 años.

Una vez contraída la enfermedad no es aconsejable medicarse con antibióticos, sino seguir un tratamiento sintomático para paliar la fiebre, los dolores de cabeza, garganta y articulares con paracetamol o ibuprofeno, pero siempre bajo prescripción médica.

Acudir a nuestro médico de cabecera para explorarse y de esta forma comprobar si padecemos catarro o gripe normales o si tiene tendencia a complicarse con bronquitis o neumonías.

Comentarios

Deje su comentario